¿Existe una receta secreta para formar hijos exitosos? Paty Luna nos comparte su experiencia como mamá.

El día de hoy nos acompaña Patricia Luna. Paty es consultora de negocios en temas empresariales y es además la mamá de Daniela quien es fundadora de Inno+Tra+Val, una academia de robótica para niños. Gracias Paty por compartirnos tus palabras.

Cuéntanos Paty, ¿cómo era tu personalidad cuando eras niña?

Curiosamente era un poco reservada e introvertida, ahora hablo mucho y me gusta mucho relacionarme con la gente. Recuerdo que era muy curiosa, observadora, analítica y exploradora. También era precavida y en ocasiones un poco temerosa.

Me gustaba inventar historias de todo tipo, leer cuentos y disfrutaba mucho jugar con mi hermano que es un poco mayor que yo. Nos divertíamos mucho corriendo por todos lados, por lo general yo tenía siempre las rodillas raspadas o con moretones. También mi hermano y yo jugábamos tejiendo historias de capítulos interminables con nuestros juguetes, juntábamos mis muñecas, sus coches, los perros, gatos y todo tipo de animalito de juguete que teníamos, también usábamos todos los juegos de té que me regalaba una tía muy querida y sentábamos en una mesa interminable a todos los personajes. Y menciono que eran historias de capítulos interminables porque gracias a que teníamos una habitación especial en casa para jugar, tuvimos la suerte de no tener que recoger los juguetes cada vez, entonces, dejábamos todo tal y como se quedaron mientras jugábamos, lo que nos permitía al día siguiente continuar la historia. Ya cuando nos tocaba limpiar la habitación, pues hacíamos otra historia, nos inventábamos una mudanza, sacábamos todo y luego después de limpiar, metíamos y acomodábamos todo de nuevo.

Tengo una hermana 6 años menor que yo, ella no se acopló a nuestro estilo de juegos, por lo que con ella jugábamos diferente.

También recuerdo que jugábamos con camaleones, escarabajos, perros y cualquier tipo de vida animal e inanimada. De milagro nunca nos picó algún insecto peligroso.   

Recuerdo que de niña me gustaba mucho revisar el pasto y encontrar agujeros para buscar insectos, también lagartijas, camaleones y ver todo tipo de plantitas.

En lo particular, algo que aún disfruto mucho son los amaneceres y escuchar a los pájaros al mismo tiempo que va saliendo el sol.

Esto resume mi infancia y a grandes rasgos mi personalidad, la cual cambió un poco, pero sin duda, muchos de los rasgos siguen estando presentes.

¿Cuál fue el estilo de educación en tu casa?

En mi casa, mis padres nos educaron con valores sólidos, con fortaleza y nobleza, todo esto a la fecha no es negociable. Nos inculcaron el esfuerzo, hacer lo correcto, hacer el bien, hacer las cosas bien y la igualdad. Este último aspecto es importante destacar porque en casa con mis padres, no había distinción entre ser hombre o mujer, no había roles específicos para mi o para mi hermano.  Y yo nunca fui víctima o tuve problemas de género, misoginia, acoso o machismo, ni de niña, ni de adulta. Por lo que, supongo que la educación que me dieron en casa, me permitió desarrollarme profesionalmente en el ámbito ejecutivo empresarial sin diferencias de género.

¿Qué de lo aprendido en tu propia experiencia has traspasado en la formación hacia tu hija?

Bueno, ella ha sido testigo de grandes lecciones que me ha dado la vida, tanto de los tropezones como de los éxitos. Le he enseñado a reflexionar sobre los errores de otro, para no cometerlos, a prevenir y a anticiparse. A pensar primero en su futuro y perseguir sus metas no importando los obstáculos. He tratado de que busque el mejor camino para lograr sus metas y a elegir ir sola o acompañada, pero siempre con la cabeza fría de dejar atrás a quien quiera obstaculizar su camino.

Considero que la eduqué igual, con valores y sin distinción de género. Desde muy pequeña le traté de inculcar ciertos aspectos clave, por ejemplo, el disfrute por la naturaleza, el inventar historias y entre otras cosas, el espíritu del esfuerzo, pero este punto era uno de los muchos que discrepábamos el padre de Daniela y yo. Finalmente nos divorciamos y a raíz de eso, vinieron una serie de aprendizajes para ella, que la han hecho muy fuerte en muchos sentidos y sobre todo, finalmente aprendió el valor del esfuerzo y de dar lo mejor de ella en todo momento.

¿Cómo era tu hija Daniela de niña?

Ella es hija única y traté de educarla como si tuviera hermanos. Es decir, no la consentí ni le cumplí todos sus deseos y mucho menos la llené de regalos y elogios por ser la única. Eso creo que ayudó a desarrollar la personalidad que tiene. 

A diferencia de mí, Daniela de niña era muy amiguera, tiene muchísimos amigos y varios de ellos los conoce desde que estaba en el kínder, disfrutaba mucho jugar con ellos. De hecho, ella sabe conservar a las amistades valiosas y siempre se relaciona muy bien con todos.

Recuerdo que desde que era pequeña, era muy curiosa, valiente e intrépida, le gustaba escalar muros, correr, andar en bicicleta, andar en patineta. A diferencia de mí, poca veces traía las rodillas raspadas, pero cuando ella se caía y se las raspaba, eran en verdad, grandes heridas.

Innumerables veces jugamos juntas muchas cosas, nuestro juego favorito era jugar a las cocineras, usábamos semillas de frijol, sopas, y alimentos pequeños de juguete. Cuando ella jugaba solita, le gustaba hacer filas de autos y mucho tráfico, tiene una amplia colección de carritos Hot Wheels.

También disfrutaba jugar futbol con sus amigos en el recreo y se incorporó al equipo femenil de su escuela, entonces, ella en su historia, tuvo la fortuna de jugar en el estadio Azteca y en el estadio Azul. Logró con su equipo ser campeonas varias veces en su categoría.

Desde bebé la inscribí a clases de natación y los sábados al terminar su clase desayunábamos en la cafetería de la escuela de natación, recuerdo que disfrutaba mucho viendo la clase de Tae Kwon Do desde la ventana de la cafetería. Un día me pidió ir a hablar con el profesor porque quería estar ahí, tomó su clase muestra, le encantó y quiso tomar las clases por lo que la inscribí. Fue un deporte que ella escogió desde los 5 años y le gustó y disfrutó tanto que ella hoy es Cinta Negra 3er Dan.

Un aspecto importante y que ha marcado su destino, es que ella se incorporó al equipo de robótica de su escuela desde el 5º año de primaria, también fue decisión de ella. Recuerdo que me llamó por teléfono y yo estaba en casa, me pidió buscara su talón de inscripción y que se lo llevara a la escuela. Cuando yo llegué, ya se había cerrado el grupo de principiantes, pero dado el interés que le vieron las profesoras, me preguntaron si quería la inscribiera en el grupo avanzado, recuerdo que la miré y sin dudarlo, le dije a las profesoras que sí. Afortunadamente no tuvo ningún inconveniente y aprendió rápidamente, de hecho, fue muy bueno que se saltara el nivel de principiantes por que aprende muy rápido y se acopló perfectamente.

¿Qué tipo de formación crees que haya marcado su vida?

Sin duda, los valores lasallistas, ella estudió desde el maternal hasta la secundaria en el Colegio Cristóbal Colón, por lo que tiene tatuado en su formación los valores lasallistas y el Indivisa Manent (lo unido permanece).

Y también el practicar la disciplina del Tae Kwon Do, le ha desarrollado el temperamento, la fortaleza del carácter y le permite al día de hoy tener un control y estabilidad emocional.

Daniela durante un combate de Tae Kwon Do

¿Estás a favor de que los niños tomen clases extracurriculares?, ¿por qué?

Sí, estoy totalmente a favor. Cualquier actividad extracurricular que a los niños les guste, es clave para su formación, les permite un desarrollo más integral tanto física como emocional. Es sorprendente ver a los niños aprender y desarrollar distintas habilidades y competencias, no solo aprenden en la clase, sino que también aprenden a administrar su tiempo y a disfrutar y aprovechar sus clases. También ayuda a su desarrollo personal por que conocen otros amigos y también a otros profesores.

De hecho mucha de la formación de Daniela se logró en sus clases extracurriculares, principalmente la robótica, el Tae Kwon Do y la natación.

¿Qué logros ha tenido tu hija hoy?

Ella a sus 20 años, ya tiene en su historia que ha ganado varios torneos de futbol soccer femenil. Tiene muchas medallas de oro, plata y bronce de sus torneos de Tae Kwon Do. Específicamente de robótica, ha participado en diferentes torneos como el Pumatron, el Torneo Mexicano de Robótica (TMR), World Educational Robot Contest (WER) y First Robotics Competition (FRC). Actualmente está terminando el segundo año de la carrera de Ingeniería en Robótica y Sistemas Digitales en el Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

Tiene su emprendimiento desde hace varios años que es Inno+Tra+Val (Innovación, Transformación y Valor) que es una ventana a la difusión de los avances tecnológicos y tiene desarrollados varios cursos por niveles para la enseñanza de la robótica y la programación. Esperemos que pronto pueda reanudar las clases presenciales para que los niños puedan usar, aprender y disfrutar los modelos robóticos.

Tiene una certificación de Cast Highligt que es una herramienta para análisis de calidad de software.

Y recientemente ha logrado certificarse como Bot Builder Rocketbot Expert Level 1, para la implementación de RPA utilizando la plataforma de Rocketbot para poder automatizar procesos.

La verdad estoy muy orgullosa de ella y quiero verla siempre triunfar, quiero que sea muy exitosa en todo lo que emprenda y decida hacer, ya sea en México o en cualquier parte del mundo.

¿Sus logros, los consideras propios?

Por su puesto, de todo lo que ella ha logrado al momento, yo solo he sido quien la llevó y recogió de sus clases, la llevó y acompañó a sus torneos y competencias, y la sigue acompañando y apoyando en lo que pueda.

Pero, quien se ha esforzado, esmerado, disfrutado, estudiado, practicado y demás, ha sido ella.

¿Qué le dirías a las mamás y papás quienes aún tienen hijos pequeños con respecto a su formación?

Que trabajen fuerte en la formación de valores, son los elementos o herramientas fundamentales atemporales y universales para un buen desempeño y disfrute en la vida. Les diría también que reflexionen respecto a las lecciones de la vida tanto de la familia como de terceros, esto da aprendizajes y les ahorra un poco el tener que aprender directamente cometiendo los mismos errores. Dicen que nadie escarmienta en cabeza ajena, pero en estos tiempos y con tantos contenidos en las redes sociales, es muy fácil identificar un ejemplo de lo bueno o de lo malo, y hablar de ello.

Otro aspecto importante que les diría es que dejen que los niños decidan qué actividades extraescolares les gustaría tener. Por lo general sus gustos o intereses pueden coincidir con los nuestros, pero hay casos en que no y debemos dejar que ellos vayan buscando e identificando sus áreas de interés. Por ejemplo, en el caso de Daniela, a mí no se me hubiera ocurrido inscribirla a las clases de Tae Kwon Do, por ser un deporte de contacto y combate, pero ella lo eligió. Y juntas fuimos descubriendo lo importante de esta disciplina para el desarrollo de su fortaleza mental y espiritual.   

La clave es que los mismos hijos nos digan qué les gusta, qué quieren hacer, qué quieren aprender, o bien, observar en qué actividades o con qué cosas, se mantienen concentrados, interesados y atentos.

————-

Patricia Luna Arredondo, es mamá de Daniela, Lic. en Sistemas de Computación Administrativa con Maestría en Administración y Maestría en Innovación para el Desarrollo Empresarial, Socia Directora de Calimeria Business Intelligence, S.A. de C.V. empresa dedicada a desarrollar la capacidad de ejecución estratégica y competitividad de las empresas en temas de estrategia, innovación y capital humano. Dedicada a la consultoría y capacitación.

http://calimeria.com

patricia@calimeria.com

Daniela Avila Luna, es estudiante de Ingeniería en Robótica y Sistemas Digitales, instructora líder en Inno+Tra+Val. Desde hace varios años se dedica a impartir clases a niños y adolescentes en temas de robótica y programación lo cual la ha llevado a impartir pláticas y exhibiciones de modelos robóticos y robots en varios poblados rurales en México.

http://innovatraval.com

daniela.avila@innotraval.com